1/7/11

48 horas elásticas

Hace unos días, estuve hablando con una joven que tuvo un accidente de tránsito muy fuerte junto a su familia. La persona más afectada en el accidente fue ella. El médico dijo que a la joven le quedaban, como máximo, 48 horas por lo afectados que estaban sus órganos, los golpes del accidente y la gran pérdida de sangre que tuvo.

La joven cayó en coma durante 15 días y, a pesar del diagnóstico del doctor, a su familia le quedaba esperanza y decidió no desconectarla. Al 15avo día, la joven despertó y luego de terapias y operaciones para disminuir las heridas, ella es una persona totalmente capaz, con todas sus extremidades, una feliz estudiante de derecho.

Me contó que antes del accidente, tenía una vida de poca visión, sin aspiraciones, con el espíritu que caracteriza a la juventud de “disfrutar el momento al máximo” y que todo eso dio un giro en su vida de 180 grados después del accidente.

En fin, esta es sólo una historia más de cómo alguien logra salvarse y seguir con una vida normal. Asimismo hay otras historias que no tienen el mismo final, pero la pregunta aquí es ¿Hasta qué extremo debe llegar el ser humano para apreciar el valor de la vida? ¿Por qué no apreciamos, expresamos, deseamos, agradecemos, VIVIMOS ahora que podemos y que, de hecho, “lo estamos haciendo”?.

1 comentario:

Nanis* dijo...

Ojala los jovenes de hoy en dia nos hicieran caso a los mayores cuidandose y dejandose cuidar. Asimismo comento que es de inteligentes aprender de las experiencias de los demas. La experiencia de la joven nos debe hacer reflexionar respecto de aprender a VIVIR aprovechando nuestro tiempo en esta tierra al maximo en cosas de valor, cultivando buenas relaciones (primero con Dios), atesorando los mejores momentos con la familia, aprendiendo algo nuevo cada dia, enseñando, en fin, creciendo y siendo buen ejemplo para quienes nos siguen.