27/2/12

Testigos del día a día

El techo. ¡Já!

El techo de tu habitación, ¿te habías puesto a pensar en todo aquello de lo que es testigo?

Eso blanco -en mi caso-, con un abanico KDK y alguna telaraña colada, eso que nos ve quedarnos dormidos, también nos ve despertar. El techo de la habitación es el que sabe generalmente cuando lloras y no quieres que nadie lo sepa, cuando llegas con cansancio, cuando no quieres que te molesten, posiblemente sea testigo de alguna aventurita, de cuando te tiras un peo con todo el gusto del mundo, de fines de semana de hibernar, de esas borracheras, de cuando tienes pesadillas, cuando sueñas rico, cuando no puedes dormir, cuando no quieres levantarte, cuando no te bañaste (en esos días de hibernación), en fin, de tantas cosas.

La gente dice "¡ay, si las paredes hablaran!", yo creo que mejor es preocuparse por que los techos no hablen... tienen un mejor ángulo visual y generalmente en ellos es que se nos pierde la mirada por mayor tiempo.

No hay comentarios: