22/4/11

A Marranzini

Señor Marranzini, tengo para informarle que en mi casa tenemos disponibles 2 libras de Habichuelas con Dulce dañadas para ser derramadas sobre su vehículo o sobre su misma cara.  Este exquisito postre nacional, se dañó en la nevera de mi casa el 2do día después de haberlo hecho gracias al deficiente servicio de energía eléctrica que nos suministra.  Mientras escribo este post puedo escuchar la bachata a todo volumen que tiene puesta el colmado cercano a mi casa cuya energía eléctrica es, seguramente, subsidiada por nosotros los que sí pagamos luz.  Increíblemente, a los barrios cercanos a nosotros les dan más horas del servicio y es casi de apostar que a diferencia de nosotros que sí pagamos, menos de un 10% de ellos lo hace.

Usted, señor Marranzini, no es necesariamente el culpable de esta situación, no lo sé, pero, mientras tanto, usted es la cara de esta entidad y sobre sus hombros está la responsabilidad de esta barbaridad que sucede en los hogares de los dominicanos responsables.  Gracias por dañar mi Habichuela con Dulce, ¡gracias! Ojalá se dañen tooodas las que usted se vaya a comer.

1 comentario:

Mr. J. dijo...

Muchacha,,, el señor Marranzini no come eso. Tu crees que alguien con ese apellido se coma tan peculiar alimento dominicano,, dejale eso a un Garcia como yo,, hehehehe.