12/9/10

Nadie te espera, ni tiene porqué hacerlo

Hay personas que detrás de su sonrisa esconden un gran signo de interrogación. Lo peor es que no saben admitirlo. Se dejan llevar del momento (como MUCHAS veces he dicho), por la emoción, por lo jóvenes que somos -cosa que me pone a pensar ¿hasta cuándo somos jóvenes? ¿en qué momento empezamos a envejecer? Lamentablemente hay algunos que no se dan cuenta a tiempo de este cambio de tracción- que estamos felices porque hacemos "lo que queremos"...

"Lo que queremos"... aquí me quiero detener. ¿Está ese perdido seguro de que está haciendo realmente lo que quiere o lo que las personas a su alrededor (las malas influencias) lo llevan a creer que quieren?

A veces hay que desaparecerse por un rato, analizar y ACEPTAR que la vida de los otros continúa y la de otros se va quedando atrás. Y yo NO ADMITO bajo ningún concepto que alguien se deje atrasar por boberías. O avanzamos juntos, o te echo a un lado.
(de poca coordinación) recordando que la vida de otros continúa, que nadie se va a sentar a esperar a que te des cuenta de que estás estancado. Que aunque tus amigos quieran, nadie puede mantenerte porque cada quién tiene sus propias obligaciones y por más que te quieran llegará el momento en que te vuelvas un estorbo si no aportas. El único lugar donde uno no molesta es en su casa.

1 comentario:

Makarios Unsin dijo...

Linda reflexion!!!

Apuntes de Nanis*!

Be blessed!